18 Apr

Víctimas de trata

Se define a la víctima, como aquel ser humano que es privado de sus libertades, a través del abuso de poder, la coerción o amenazas, y que es utilizado con cualquier fin de explotación.  La víctima, usualmente, sufre las consecuencias de este delito: quebrantos de salud, infecciones de transmisión sexual, adicción a las drogas, traumas psicológicos y emocionales, etc.

CARACTERÍSTICAS DE LAS VÍCTIMAS DE TRATA

Las víctimas de la trata de personas pueden ser hombres, mujeres, niños, niñas y adolescentes, aunque en base a las estadísticas se puede afirmar que la mayoría de las víctimas son mujeres jóvenes o adolescentes, madres solteras o cabezas de familias, mujeres desplazadas, con un pasado de violencia intrafamiliar. Este perfil se ha construido en base al perfil de las víctimas de los casos denunciados.

LOS EFECTOS DE LA TRATA DE PERSONAS EN LAS VÍCTIMAS

La persona tratada se ve expuesta a abusos físicos y psicológicos. En la mayoría de los casos ni siquiera tienen acceso a la atención médica, aún en los casos extremos de enfermedad.

Las personas, durante su situación de trata, muestran algunas reacciones básicas como producto de la situación que viven. Por ello, éstas, en su entorno se notan distraídas, toman distancia de los demás, prefieren estar solas, muestran ser desconfiadas e incluso rechazan a los que se le acercan.

Cuando las víctimas de trata son rescatadas, debido a la condición enfrentada tienen consecuencias graves de tipo físico, sexual y psicológico que incluso las pueden marcar de por vida.

Las personas que han sido bruscamente abusadas durante la trata, pueden adquirir enfermedades de transmisión sexual; contraer el VIH / Sida; y, en el caso de las adolescentes y mujeres, ser víctimas de abortos forzados.

Otras consecuencias en la víctima pueden ser la adicción a los fármacos y drogas, así como al consumo de alcohol.

La pérdida de autoestima, la desconfianza generalizada, el insomnio, la dificultad para la convivencia familiar y las fuertes depresiones, son características propias de una persona tratada. Por ello, es necesario asegurar la atención psicológica en el proceso de reintegración social de la víctima.